“Los humanos son, por naturaleza, criaturas sociales. Por lo tanto, siempre es bueno que las personas sean hábiles en diálogos e interacciones grupales”

Kerry Patterson, Ron McMilan, Joseph Granny y Al Switzer

¿Te has enfrentado a conversaciones en las que hay muchos factores en juego, las opiniones son contrarias y las emociones son intensas?

¿Esos momentos donde la conversación puede definir una relación profesional o personal o tu calidad de vida?

Y al final ¿no has obtenido el resultado que buscabas?

Enfrentar esas conversaciones, en lugar de postergarlas, es lo que te permitirá dar importantes pasos en tu vida, ya sea personal o profesional.

Después de coachear a más de 400 empresarios a lo largo de más de 15 años te puedo compartir que en muchas ocasiones los obstáculos que frenan a los dueños de negocio y les impiden avanzar y crecer tiene que ver con evitar conversaciones difíciles que en el fondo sabían que debán tener.

Por ello, hoy te quiero compartir algunos puntos importantes del libro “Conversaciones Cruciales” de Kerry Patterson, Ron McMilan, Joseph Granny y Al Switzer. Este es un libro que todos deberíamos leer y, por supuesto, es una lectura obligada para los dueños de negocio que están decididos a mejorar su empresa.

Los sentimientos negativos que guardamos y el dolor emocional que sufrimos con una conversación fallida o frustrada acarrea problemas en la vida cotidiana que van deteriorando las relaciones humanas.

Por definición, las conversaciones cruciales tratan sobre temas difíciles. Sin embargo, tendemos a postergarlas porque tememos que nos hagan daño o que empeoren las cosas; no tiene por qué ser así, se pueden afrontar este tipo de conversaciones con éxito.

Algunos ejemplos de temas que evitamos en nuestra empresa:

  • Poner fin a una relación laboral
  • Hacer comentarios a un compañero de trabajo sobre su comportamiento
  • Criticar el trabajo, nivel de compromiso o resultados de un socio
  • Entregar una evaluación de rendimiento desfavorable

Cuando surgen este tipo de conversaciones, normalmente sale lo peor de nuestra conducta, ya que las emociones no están preparadas para dialogar de manera positiva.

Seguramente tú como dueño de negocio tienes una opinión y visión de las cosas y tus colaboradores otra.

Los autores del libro “Conversaciones Cruciales” nos sugieren estrategias para afrontar una conversación crítica con éxito:

  1. Bolsa común. Normalmente llegamos a una conversación crucial con una bolsa distinta, más grande o pequeña, casi siempre diferente. Pero las personas que se manejan con habilidad en el diálogo hacen todo lo posible para que todos puedan agregar su opinión a una bolsa común, incluso ideas que a primera vista parecen polémicas, equivocadas o en contradicción con sus propias creencias. Incluir la opinión de los demás es un primer gran paso.
  2. Empezar con los objetivos. Antes de iniciar una conversación crucial pregúntate:
  • ¿Qué deseo realmente para mí mismo?
  • ¿Qué deseo para los otros?
  • ¿Qué deseo realmente para la relación?
  • ¿Cómo me comportaría si realmente deseara estos resultados?

Plantearnos objetivos claros nos permiten enfocarnos durante la conversación y, por otro lado, cuando formulamos una pregunta difícil a nuestro cerebro, nuestro organismo bombea sangre a las partes del cerebro que intervienen en el razonamiento, distrayéndola de partes de nuestro organismo que intervienen en el reflejo de huir o agredir.

  1. Aprender a mirar. En realidad, debemos ser sensibles a tres condiciones diferentes: al momento en que una conversación se vuelve crítica, a señales de que las personas no se sienten seguras (silencio o agresividad) y a nuestro propio estilo bajo presión. Algunas personas se ven a sí mismos alzando la voz, señalando con el dedo como si fuera un arma cargada o retrayéndose en el silencio, en este caso es mejor dar un paso atrás, disminuir la intensidad y calmar las emociones.
  1. Crear seguridad. Cuando el ambiente es seguro, podemos decir cualquier cosa. El diálogo exige el libre flujo de opiniones y cuando las personas se sienten inseguras o con miedo ya no expresan sus opiniones.

No se puede tener una conversación crucial si no existe un objetivo común y si no hay respeto mutuo. La primera condición de la seguridad es un objetivo común, que significa que otros perciben que trabajamos por un resultado común, que ambos se preocupan por los objetivos, intereses y valores del otro.

Por otro lado, cuando las personas perciben que sus interlocutores no los respetan, la conversación se vuelve inmediatamente insegura y el diálogo se frena sin remedio. Si ambas partes se centran en “ganar”, todos pierden.

  1. Dominar mis historias. Cuando se trata de emociones intensas, tenemos dos opciones, encontramos una manera de dominarlas o nos convertimos en sus rehenes, pero ¿cómo dominar las emociones? Justo después de que observemos lo que otros hacen y justo antes de que sintamos alguna emoción, la idea es contarnos una historia a nosotros mismos. Es decir, atribuir un significado a la acción que observamos, respondiendo a preguntas como ¿por qué hacen eso? y añadimos un juicio: ¿aquello es bueno o malo?

Ahora es momento de cuestionarnos nuestras propios sentimientos e historias. Una vez que hayas identificado lo que sientes, tienes que detenerte y preguntarte: dadas las circunstancias, ¿se trata del sentimiento adecuado? El primer paso para recuperar el control emocional consiste en impugnar la ilusión de que lo que yo siento es la única emoción correcta en esas circunstancias Al cuestionar nuestros sentimientos, nos abrimos a la posibilidad de impugnar nuestras propias historias.

Las 3 historias más habituales: historias de víctimas (“no es culpa mía”), historias de villanos (“todo ha sido culpa tuya”) e historias de impotencia (“no hay nada más que pueda hacer”)

En conjunto, las herramientas que nos plantea el libro “Conversaciones Cruciales” te permitirán afrontar esas conversaciones que has dejado para después. Recuerda que la salud de tu negocio depende en buena medida de la salud de las relaciones que tienes con tus socios, colaboradores, clientes y proveedores… no tengas miedo de afrontar conversaciones cruciales cuyos resultados pueden cambiar el rumbo de las cosas y mejorar tu negocio y tu vida.

Durante los programas de coaching para dueños de negocio aplicamos esta estrategia dándoles retroalimentación y seguimiento puntual a las problemáticas específicas y obtenemos resultados espectaculares, que realmente transforman sus vidas y el futuro de su negocio.

Coach Alex Macías

www. coachparaempresas.com

info@coachparaempresas.com

Whatsapp: 55 7224 9028

Contáctanos por Whatsapp